La Maldición De Los Vicepresidentes Argentinos

Los referidos hechos ocurrieron cuando Boudou era ministro de Economía durante el primer periodo de gobierno de Cristina Fernández.
En los últimos meses el vicepresidente ha estado bajo intensa presión luego de que la justicia comenzara a investigarlo bolsos Carolina Herrera por un caso paralelo, esta vez por tráfico de influencias.
En esta otra investigación Boudou es sospechoso de haber intercedido para que una compañía impresora de dinero que había quebrado, Ciccone Calcográfica, fuera condonada por el fisco y quedase en manos de un empresario acusado de ser su testaferro.
Hasta ahora Boudou no ha sido procesado, pero el escándalo que generó esta segunda investigación reabrió un Carolina Herrera bolsos tema poco feliz para la jefa de Estado: los problemas con sus vicepresidentes.
Durante su primera gestión, Fernández tuvo la particularidad de tener como vicepresidente a alguien que se convirtió en uno de sus más acérrimos rivales: Julio Cobos, de la Unión Cívica Radical (UCR).
Lo que había nacido como una alianza partidaria en las elecciones de 2007, se quebró irremediablemente menos de un año después cuando Cobos, como presidente del Senado, votó en contra de un proyecto considerado clave para el Ejecutivo.
clicVea también: Fernández, ¿gobernando junto al enemigo?
La llamada “resolución125”–una norma oficialista que pretendía aumentar los aranceles sobre la exportación de granos- generó masivas protestas de los ruralistas y dividió al país. Asimismo, Carolina Herrerafraccionó en dos a la Cámara alta, que terminó la votación de la ley con empate.
Ante esa situación, Cobos se vio obligado a definir el tema. Su voto en contra de la medida presidencial le valió un fuerte respaldo del campo argentino y de muchos ciudadanos que lo consideraron un héroe.
Sin embargo esa decisión, del 17 de julio de 2008, marcó una ruptura con la presidenta y el resto del gabinete y Carolina Herrera onlinecolocó al vicepresidente de aliado a enemigo del gobierno, de un día a otro.
Caída del gobierno
Pero los vicepresidentes elegidos por Cristina Fernández de Kirchner no fueron los únicos envueltos en controversia.
Quizás la peor crisis gubernamental argentina del siglo XXI lo protagonizó otro vicepresidente, Carlos “Chacho” Álvarez, cuando renunció al gobierno de Fernando de la Rúa, en octubre de 2000.
“Con su salida Álvarez rompió la alianza política que sustentaba al gobierno y generó una crisis que culminaría con la renuncia del presidente, en diciembre de2001”, afirmó a BBC Mundo el reconocido periodista argentino Nelson Castro.
La caída del gobierno de De la Rúa terminaría hundiendo a Argentina en una de sus peores crisis económicas de la historia y generaría una insólita acefalía presidencial, con el nombramiento de cuatro jefes de Estado diferentes en el lapso de solo 12 días.
Según Castro, autor del libro “Sorprendente historia de los vicepresidentes argentinos” (publicado en 2011), la crisis suscitada tras la renuncia de Álvarez muestra cuán relevante puede ser la figura vicepresidencial.
“En su día a día el vicepresidente puede ser una figura casi decorativa, protocolar, pero ante la ausencia del presidente se torna en la figura más importante del país”, destacó el periodista.
Relevancia histórica
Según Castro, en la historia argentina la figura del segundo al mando ha cobrado una relevancia particular debido a acontecimientos que realzaron la importancia del cargo.
Al menos seis vicepresidentes tuvieron que tomar el mando del país, ya sea por la renuncia o por la muerte del presidente.
El caso más reciente –y quizás más conocido- es el de María Estela Martínez de Perón (“Isabelita”), la esposa de Juan Perón, quien falleció en 1974 durante su tercera presidencia.
“Quién sabe si la historia hubiera terminado igual si Isabelita no hubiera tenido que asumir la presidencia”, afirma Castro, en referencia al golpe de Estado que puso fin al gobierno de Martínez de Perón en 1976, y sumió al país en un régimen militar por siete años.
Contradicción
Varios de los vicepresidentes que fueron entrevistados por Castro para su libro -incluyendo a Álvarez y Cobos- resaltaron al autor lo que consideraron lo más complejo de su rol: el ostracismo político al que fueron sometidos.
“Es una contradicción. Por un lado la responsabilidad principal del vicepresidente es estar preparado para ser presidentes. Pero mientras tanto no se los involucra en las decisiones del gobierno y ni siquiera participan en las reuniones de gabinete”, detalló el periodista.
En su opinión, el papel del vicepresidente se limita a dos funciones: reemplazar al presidente y presidir el Senado.
“Pero incluso en el Senado no tienen voz ni voto, y sólo pueden emitir una opinión en caso de un empate, como ocurrió con Cobos”, explicó.
Lo cierto es que a pesar de tener un poder limitado, los vicepresidentes también pueden generar una crisis institucional en el país, algo que ocurrió en varias ocasiones.
El caso Ciccone
¿Podrá el escándalo que envuelve a Boudou generar una crisis de gran magnitud?
Castro lo ve improbable.
“El gobierno tiene suficiente poder en el Congreso como para frenar cualquier intento de juicio político”, consideró el experto.
El juez que llevaba la causa, Daniel Rafecas, fue apartado por decisión de la Cámara Federal, que aceptó el pedido de recusación presentado por un socio del vicepresidente.
El gobierno también había iniciado acciones para separar y sancionar al magistrado.
Habrá que ver si el fiscal federal Carlos Rívolo, quien a comienzos de abril ordenó el allanamiento de una propiedad de http://www.carolinaherrerabolsosonline.com/Boudou como parte de su investigación, decide presentar cargos contra el funcionario.
En tanto, la Casa de Moneda de Argentina –el ente estatal a cargo de la impresión de dinero- confirmó que contratará a la ex Ciccone Calcográfica (ahora llamada CVS) para imprimir parte de los 1200 millones de billetes que fueron encargados por el Banco Central de la República Argentina (BCRA).
mengwawa1010 mengwawa1010
31-35, F
May 15, 2012